La carta a mi abuelo

Un domingo como hoy, pero hace dos semanas, se nos fue el abuelo Julio. Mi primo Hernán le escribió esta emotiva despedida que quiero compartir.

La imagen, que lo muestra hace unos meses en uno de los momentos más felices de su vida, es de cuando recibió el premio como mayor notable en el Congreso.

Abue, hoy nos toca despedirnos, parece que llegó el momento de un último abrazo y eso que a nosotros nos cuesta decir que es el último. Te fuiste a descansar junto a la abuela, volvés a estar cerca de esa mujer increíble, la bondad más hermosa que en la vida uno puede conocer. Sin embargo, a mí, abuelo, me duele en el corazón tu ausencia, porque aprendí a quererte desde hace tanto tiempo que creí que estarías por acá para siempre.

Y al final te convertiste, vos también, en una de tus anécdotas, sos parte de un recuerdo lindo que recorrerá el mundo por los años, de una generación a otra. En algún rincón lejano siempre habrá un amigo tuyo contando algo que empieza así: como decía Don Julio….

Cómo me voy a olvidar de vos, si me enseñaste que la vida es tan importante vivirla como también recordarla. Fuiste un justo emisor de tantas historias, algunas que escribiste y otras que sólo las contabas cuando te venía el recuerdo. Llenaste los domingos de historias y de cuentos, con cada asado y cada mate te fui conociendo más.

Sabés que de los sueños más hermosos que he tenido alguna vez, soñaba que crecía en la época en que vos tendrías unos veintitantos años. Los dos nos encontrábamos en la Patagonia arando la misma tierra, ahí cerca de alguna escuela pequeña y humilde. En ese sueño mío, entre los dos nacía una amistad de esas que vos construías para toda la vida, llena de fidelidad y de cariño.

Y ahora te vas con el mismo silencio con el que nos dejó la abuela, los dos marcharon con esa calma que los caracterizó siempre, sin reclamar nada a cambio de todo lo que nos dieron en vida. Pero dejás a la familia unida y tu imagen con esa sonrisa sincera y la mirada firme. Acá se queda tu humor inagotable y la preocupación hasta el último momento de que todos estemos bien. Acá tenés un nieto que se despide y que te escribe con orgullo, por lo que fuiste para mí, para la familia, tus amigos y la Patagonia.

Gracias abue por ser lo que has sido y por haberte convertido en la mejor de tus anécdotas.

Con cariño,

Tu nieto Hernán.

One thought on “La carta a mi abuelo

  1. Uno ama a los demás por intermedio de lo que sembraron en la vida. Tu abuelo seguro que está feliz de tanto cariño. La despedida es tierna, sentida y casi alegre precisamente por eso. Un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>