Por qué Bianchi

1. Palmarés. Es el técnico más ganador del fútbol argentino y el que tiene mayor índice de efectividad en torneos nacionales e internacionales.

Ejemplo: ganó, con dos equipos distintos, ocho grandes títulos a nivel internacional. Cinco Copas Libertadores (Vélez 94, Boca 2000, 2001, 2003 y 2004) y tres Intercontinentales (Vélez 94 y Boca 2000 y 2003)

2. Manejo de vestuario. En el fútbol contemporáneo es tan importante la parte psicológica para tratar a los jugadores como el conocimiento táctico-futbolístico. En ambos casos el Virrey aprueba con creces el examen.

Ejemplo: En diciembre de 2000 Boca tenía que jugar la final de la Copa Intercontinental. Palermo quería que jugara su amigo Guillermo -y no Delgado- contra Real Madrid y así se lo hizo saber al entrenador. El DT le dio entender al platinado que en caso de que Schelotto ingresara, el que no saldría era el Chelo. Resultado:

3. Respeto. A fuerza de títulos el técnico se ganó la admiración del mundo futbolístico. “El mundo Boca” lo idolatra y la gente de River admira. Los millonarios casi que prefieren que vaya a la selección sólo para que no vuelve a la Ribera.

El trato con los jugadores es siempre cordial y los respalda de forma que siempre rindan por encima de sus posibilidades. (Recordar duelo Figo-Matellán). No abruma  a sus dirigidos con su conocimiento táctico como Bielsa o Bilardo, pero con indicaciones sencillas los orienta para que den lo mejor de si.

Ejemplo:  Miguel Angel Rubio, en su libro Carlos Bianchi, el último virrey, relató que al finalizar un 6 a 2 de Boca a Huracán, que venía último, el DT retó a sus jugadores: “Los buenos profesionales no sobran a los contrarios. La mejor manera de respetarlos es haciéndoles todos los goles que se pueda. Pero sin tratar de gozarlos. Hoy me defraudaron, ¿por qué no tiraban tacos cuando estábamos 0 a 0?”

4. Presencia. Se acaba el talco del Panadero. Se acaban las cábalas (por los menos las públicas) y los cuernitos. Se termina el “fashion emergency look” de Coco Basile que también le gustaba a Marcelo Bielsa.

Ejemplo: durante los superclásicos de la Libertadores (el recordado 3-0 en la Bombonera y el triunfo en silencioso Monumental), su impronta se parecía más la de un matemático en MIT, que a la de un DT ante el momento más emotivo de su vida. Los jugadores xeneizes miraban al banco y veían a un tipo tranquilo y mesurado que confiaba en lo que estaban haciendo sus jugadores.

5. Celular de Dios. El ítem menos relevante, pero cierto al fin. En momentos críticos siempre contó con un plus inexplicable. Sería injusto elegirlo por esta nimiedad, pero, como ocurre con Pugliese, siempre es preferible tener a la suerte de nuestro lado.

One thought on “Por qué Bianchi

  1. Coincido con todo menos con un punto bastante evidente: Julio Grondona dificilmente vaya a elegir a un profesional honesto y eficiente. No está en su naturaleza. Veremos a qué amigo suyo elige esta vez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>